Ejemplar Mayo 2010:

WPPI Staff

CEO/Presidente:
Steve Sheanin

Vice-Presidente/Publicista:
George Varanakis

Directora de WPPI:
Arlene Evans

Editora:
Lucero Amador

Traducciones:
Eugenia García

Arte y Diseño:
Susan Cegarra
Demond Jordan

En colaboración con:

Rodolfo Arpía

esnoticias@wppionline.com

Bodas de Destino

Por Rodolfo Arpía

Rodolfo Arpia  

Uno de los elementos de esta industria que me llamó definitivamente la atención, antes de decidirme a la fotografía de bodas como profesión, fue la posibilidad de hacer este trabajo en diferentes países.

Luego de haber cumplido esa meta, cubriendo bodas en diferentes ciudades de México, Argentina y España puedo decir que he disfrutado y sigo disfrutando mucho de la cobertura de las bodas de destino. Pero definitivamente antes de comenzar, me hubiera gustado saber lo que he aprendido con la experiencia.

engagment photos

Para aquellas personas que estén considerando ofrecer este tipo de servicio en sus negocios, aquí les comparto algunas experiencias e ideas, acerca de como encarar este interesante mercado.

Antes de decidir si esto es algo que realmente quieres hacer, es bueno entender de antemano que a pesar de lo interesante y glamoroso que suena el hecho de te paguen por los servicios prestados, además de otros gastos incurridos como transporte, alojamiento y comida la mayoría de las veces en un destino paradisíaco, las bodas de destino no son una vacación para el fotógrafo, está lejos de ello.

Sin duda alguna, el esfuerzo y preparación que requiere este singular tipo de bodas es mucho mayor que el que requiere una boda local.

Se debe prestar mucha atención al factor distancia y debes prestar mucha atención al planear todos los movimientos; hacerlo con antelación es indispensable como también lo es tener una fluida comunicación con el cliente y con cualquier otra persona que tenga que ver con la coordinación de los eventos y actividades del gran día.

engagment photos

Obviamente el tiempo que se dedica a la cobertura de una boda de destino, se multiplica varias veces si lo comparamos con la cobertura de una boda local. La gran parte de este tiempo te la pasas en las horas de vuelo, lo que se puede considerar como “tiempo muerto” ya que se hace bastante difícil laborar en cualquier cosa con las distracciones e incomodidades que se tienen al viajar, a menos que viajes en primera clase lo cual no es muy común, por lo menos en mi caso.

Las personas que viajan a menudo saben que hay vuelos cancelados, retrasados o desviados, maletas perdidas y demás contratiempos, que son más frecuentes de lo que se cree.

Para estar tranquilos y seguros de que vamos a estar presentes cuando se nos necesite, es buena idea llegar al lugar de destino por lo menos dos días antes de la boda. Esto también nos ayudará a estar descansados,  ambientarnos a la diferencia de horarios, la cual puede ser bastante brusca dependiendo de la distancia entre tu lugar de residencia y el lugar donde se llevará a cabo la boda. Eso nos dará además la oportunidad de inspeccionar el terreno y alrededores para familiarizarnos con las posibles opciones respecto a locaciones para fotografiar.

En la mayoría de las bodas de destino se acostumbra a tener un ensayo el día anterior a la ceremonia, muchas de las veces seguido de una cena donde se tiene la posibilidad de conocer a los familiares y protagonistas del gran día, lo cual siempre es positivo y este es un evento al cual podemos asistir si estamos allí con suficiente antelación.

Teniendo en cuenta todo esto, debes considerar que como mínimo vas a estar fuera de tu ámbito normal de trabajo por lo menos tres días (día anterior, día de y día después) y en muchas ocasiones más, que eso lo aconsejable.

Debes considerar que es muy común que las parejas quieran aprovechar el destino elegido para hacer alguna sesión extra como por ejemplo, una sesión de compromiso que puede ser antes o después de la boda o si se trata de una sesión ‘trash the dress’, te llevará más tiempo y hay que agregar un día más a tu itinerario.

engagment photos

Estar lejos de nuestro lugar de residencia implica no poder trabajar en las tareas habituales de oficina como administración, edición, diseño de álbums, consultas con posibles clientes, etc. y definitivamente eso conlleva un costo que tenemos que tener en cuenta a la hora de poner precio a los paquetes de cobertura para bodas de destino.

El estar fuera por varios días, durante un fin de semana también implica no poder cubrir dos trabajos diferentes en días consecutivos, cosa que se podrían hacer sin problema si estuvieras cerca de casa. El tiempo que se está lejos de la familia también puede tener un impacto a la hora de tomar una decisión.

Cuidar de los detalles no es sólo tarea de la pareja; como fotógrafos tenemos que tener en cuenta que la distancia y el hecho de estar en un medio ambiente desconocido, tal vez un país lejano, son factores que pueden potenciar el efecto de cualquier problema.

En una de las bodas de destino que tuve la posibilidad de hacer en Puerto Vallarta, México, “el problema” se manifestó en forma de tormenta tropical.

Dos precauciones y buenos hábitos primordiales me ayudaron a superar lo que de otra manera, hubieran sido problemas tal vez serios.

Primero, el hecho de haber llegado un día antes al lugar de la boda, para conocer la mayor cantidad de lugares posibles en donde realizar fotos, me permitió ubicar los mejores lugares y movernos rápidamente, ya que debido a la torrencial lluvia me vi limitado al uso del exterior del resort.

Segundo, el haber traído equipo de respaldo me permitió seguir trabajando sin interrupciones. A pesar de utilizar cámaras profesionales capaces de soportar las inclemencias del tiempo, en varias oportunidades una de ellas dejó de funcionar por haber sido expuesta a la lluvia por un tiempo prolongado y el hecho de tener una segunda cámara colgada de mi otro brazo, más una tercera en mi mochila, hicieron que esto no fuera motivo de preocupación ni de una interrupción en la labor.

engagment photos

¿Todavía quieres hacer bodas de destino? Entonces a seguir leyendo para algunas ideas sobre como comenzar.

En mi caso todo sucedió gracias al networking con otros fotógrafos. Una fotógrafa que conocí a través del Foro de Fotógrafos (www.forodefotografos.com) tenía una boda de destino contratada en Puerto Vallarta pero un par de semanas antes del evento, recibió instrucciones de su doctor de no viajar en avión por razones de salud.

Fue allí que me contactó para preguntarme si quería viajar para cubrir dicha boda con su esposo quién en ese momento era su segundo fotógrafo. Por supuesto acepté entusiasmado y le pedí autorización para asegurarme de que iba a poder usar algunas de mis imágenes para mi portafolio en la web.

A mi regreso y ya con bastantes imágenes para mostrar, procedí a modificar mi website y mi blog para que estas fotografías fueran las primeras a las que los visitantes estuvieran expuestos e inmediatamente comencé a recibir pedidos de información de parejas planeando bodas de destino no sólo en esa misma ciudad - Puerto Vallarta, México- sino también en otros puntos turísticos.

Es cierto que algunos de los posibles clientes prestan mucha atención al hecho de que hayamos hecho bodas fuera de nuestro ámbito local anteriormente, pero creo que más importante que esto es que haya una conexión emocional con el trabajo y las imágenes. Esto ocurre creo, independientemente de que la contratación se trate de una boda local o de destino.

Habiendo dicho esto, lo que sí es muy importante, es dejar saber a nuestros posibles clientes, especialmente a aquellos con los que no tenemos contacto directo -léase los que nos encuentran en Internet-, que estamos dispuestos a viajar y hasta entusiasmados de tener la oportunidad de realizar una boda lejos de nuestra ciudad de origen.
Agregar un párrafo donde denotes ese entusiasmo es una buena idea. En mi caso esto es lo que digo: “Vivo en el Sur de California pero me encanta viajar y me encantaría fotografiar vuestra boda en cualquier lugar del mundo... mi pasaporte está listo y yo también lo estoy”.

Una vez que decimos que estamos dispuestos a viajar la gente confiará en nosotros y este efecto se potencia si tenemos por lo menos un ejemplo que mostrar.

¿Cómo obtener ese primer trabajo para mostrar? Bueno, algunos fotógrafos tienen una gran ventaja al vivir en la región, cercanías o directamente en ciudades que son cuna de bodas de destino como por ejemplo la Riviera Maya o  Cancún en Quintana Roo, México; Puerto Vallarta en Jalisco, México;  San Juan en Puerto Rico, etc.
En este caso lo que para ellos serían bodas locales, serviría de ejemplo para clientes que viajan a esos lugares desde otros países, lo que los convertiría en fotógrafos de bodas de destino en su propia ciudad... ¡que mejor!

engagment photos

A los colegas que no viven en una ciudad donde se hagan bodas de destino, les aconsejaría relacionarse con quienes vivan en otras ciudades del país o incluso en otros país y que en forma de intercambio, propongan ser acompañantes el uno del otro con el fin de tener algo para mostrar cuando ese primer pedido de información llegue.

Los términos de dicho intercambio podrían ser muy variados pero lo ideal sería relacionarse con colegas que tengan objetivos similares, lo cual casi seguramente llevará a comenzar una amistad y terminará en una colaboración y ayuda mutua.

Esto lo digo por experiencia propia, muchos de mis compañeros que ahora son entrañables amigos me han acompañado tanto a bodas locales para mí, de destino para ellos y viceversa.

En este mismo momento mi amigo René Miranda (www.renemirandaphoto.com) está en México fotografiando la boda de un familiar, trabajo que estoy seguro utilizará inteligentemente para lanzarse a este mercado.

Una de las cosas que más me gustan de este negocio, es que la única limitación que tenemos es la propia. Así que a ser creativos y si de verdad quieres entrar en este mercado, entonces a buscar la manera de obtener ese primer trabajo que usarás como ejemplo para atraer a los demás.
Las ‘inconveniencias’ mencionadas con anterioridad, desaparecen cuando ves el resultado de las imágenes en esos lugares paradisíacos. Ahí es cuando te das cuenta que todo el esfuerzo vale la pena.

La verdad es que las bodas de destino por ser, en su mayoría, mucho más pequeñas en número de invitados que una boda que se realiza en la misma ciudad donde vive la pareja, son mucho más relajadas y fáciles de fotografiar.

Yo he realizado bodas fuera de los Estados Unidos, con trece invitados y terminé cenando no sólo en la misma mesa con los novios, sino sentado al lado de la novia.

Además, el hecho de que casi todos los invitados llegan al destino con anterioridad al día de la boda, para aprovechar y pasar unos días de descanso con sus familiares y amigos, hace que todo el entorno sea muy ameno y relajado.

Ojalá coincidamos en alguna ciudad del mundo y ambos estemos fotografiando bodas de destino.


Rodolfo Arpía es fotógrafo especializado en bodas, fundador de la comunidad online de Foro de Fotógrafos y fue presentador de plataforma en Español en la convención de WPPI 2010.

www.rudyarpia.com
www.arpiaphotoblog.com
www.forodefotografos.com

Ref.: leer o re-leer como complemento a este artículo otro que escribí para WPPI en Español con anterioridad titulado ‘El Networking Que Importa’
www4.wppionline.com/enEspanol/index.php?m=nov09&a=Business

Copyright © 2014 Rangefinder Publishing, Inc. All rights reserved.